Test Genético Preimplantacional

Es una técnica que nos permite evaluar el ADN de los embriones antes de la transferencia. El número normal de cromosomas en un embrión humano es 46, los desbalances en este número (llamados aneuploidías) son causa de infertilidad, abortos espontáneos, fallos de implantación y síndromes genéticos como el Síndrome de Down.

Todas las parejas pueden generar embriones que presentan aneuploidías. Sin embargo, esta probabilidad aumenta, principalmente, conforme aumenta la edad de la madre (Edad del óvulo) y este aumento se hace más significativo a partir de los 38 años. Se calcula que el 30% de embriones de mujeres menores de 35 años son aneuploides mientras que en mujeres mayores de 42 años hablamos de un 85% de embriones con aneuploidías.
Los embriones aneuploides no se pueden identificar a simple vista; para ello es necesario realizar una biopsia embrionaria y mandar a analizar las muestras al laboratorio de genética.
El poder seleccionar embriones cromosómicamente normales antes de la transferencia incrementa las posibilidades de éxito de la FIV, ya que aumenta la tasa de implantación, disminuye la tasa de abortos espontáneos y reduce el tiempo necesario para conseguir el embarazo.
Adicionalmente, esta técnica también puede ser utilizada en caso existan antecedentes de una enfermedad genética hereditaria en la familia para evitar su transmisión a las siguientes generaciones mediante la selección de embriones que no presenten la alteración en el ADN causante de esta enfermedad.

¿Cuáles son las ventajas de Test Genético Preimplantacional

Aumenta la probabilidad de implantación

Disminuye la probabilidad de abortos espontáneos

Aumenta las probabilidades de tener un bebé sano