Biopsia Embrionaria

En el día 5 o 6 del cultivo embrionario, cuando los embriones se encuentran en el estadío de blastocisto, se extrae una pequeña cantidad de células del embrión sin que esto afecte su desarrollo normal. Este procedimiento se realiza con el fin de llevar a cabo un estudio genético preimplantacional.

El proceso de biopsia embrionaria consta básicamente de dos partes. La primera se lleva a cabo en el día 4 de desarrollo y consiste en realizar un pequeño agujero en la membrana externa del embrión, llamada zona pelúcida, con ayuda de un láser. En el día 5 o 6, mediante mecanismos naturales del embrión, una parte de la capa celular externa (llamada trofoectodermo) empezará a salir por el agujero de la zona pelúcida y es un fragmento de esta capa de células el que será biopsiado. El trofoectodermo es el conjunto de células del embrión que dará lugar a las estructuras placentarias, por lo que el proceso de biopsia mantiene intacta la masa celular interna que es la que dará lugar al feto. Luego de realizada la biopsia, los embriones se criopreservan y se mantienen en este estado a la espera de los resultados del estudio genético.

La biopsia embrionaria es una técnica de precisión altamente especializada que requiere de una gran experiencia y habilidad por parte del embriólogo que manipula los embriones para que este procedimiento no afecte su proceso de desarrollo normal. En INMATER contamos con embriólogos especializados en esta técnica que cuentan con más de 15 años de experiencia y quienes realizan capacitaciones a embriólogos de laboratorios de todo Latinoamérica; asegurando, de esta manera, que el procedimiento de biopsia se lleve a cabo con los más altos estándares de calidad.

¿Cuáles son las ventajas de Biopsia Embrionaria

- Técnica especializada de alta precisión

- Permite estudiar el ADN de los embriones

- No afecta el desarrollo normal del embrión