Mejorando los resultados en técnicas de reproducción asistida

MSC. Arturo Chung
febrero 27, 2019

En estos últimos años la demanda por los procedimientos de reproducción asistida se han ido incrementando de manera considerable. Todo parece indicar que esta tendencia va a seguir por este mismo camino, lo que nos obliga a los profesionales del área reproductiva a estar actualizados en cuanto a los últimos avances en tecnología y preparación de personal, con la única finalidad de ofrecer a los pacientes mejores tasas de embarazo. El actual objetivo de la reproducción asistida es conseguir la gestación y que esta llegue a término tras la primera transferencia de un embrión único. Ello supone un gran reto, dado que implica el esfuerzo conjunto por conseguir que la mayoría de nuestras pacientes logren el ansiado bebe sano en casa. Por ello, desde hace unos años asumimos este compromiso y entendimos que la única manera de alcanzar este objetivo era utilizar todas las herramientas disponibles que la tecnología nos puede ofrecer en el ámbito reproductivo.

Por esto, en Inmater apostamos por la implementación de tecnología de última generación, adquiriendo:

  • el EMBRYOSCOPE®, equipo que trabaja utilizando la tecnología Time-Lapse (solo siete laboratorios en América Latina cuentan con uno de estos equipos) para monitorear los embriones minuto a minuto desde el momento de la fecundación hasta el día 5 o 6 de desarrollo, sin necesidad de retirarlos de la incubadora. Además, el EMBRYOSCOPE® cuenta con un algoritmo predictivo que ayuda a seleccionar el embrión que cuenta con el mayor potencial implantatorio. Con este equipo también podemos estudiar el patrón de contracciones de los blastocistos, tema muy novedoso y de vanguardia a nivel mundial, con muy pocas investigaciones lo que nos lleva a seguir investigando al respecto en esta área que parece revelar muchos secretos que aún no conocemos.
  • Piezo-ICSI. Este equipo está llamado a ser la evolución del ICSI tradicional (inyección intracitoplasmática de espermatozoides) y está diseñado e indicado para trabajar con ovocitos sensibles y vulnerables, como los desvitrificados o provenientes de pacientes añosas. El equipo trabaja con ondas electromagnéticas que generan vibraciones submicrónicas tan finas que permiten que la aguja de ICSI penetre la zona pelúcida del ovocito prácticamente sin provocar daño alguno. Nuestro laboratorio es el primero en el Perú en contar con este equipo y, en América Latina, solo en México podremos encontrar un equipo igual. Estamos muy orgullosos de poder anunciar a la comunidad científica peruana el primer embarazo utilizando la técnica de Piezo-ICSI.